Naturaleza

La encina, característica de los Pedroches, cubre el llano término de Alcaracejos. Algunas de ellas centenarias albergan abubillas, mochuelos y otras aves. Llamativos paisajes ofrecen los ríos Cuzna y Guadalbarbo, en cuyas riberas anida una interesante fauna y flora. Destacan al sur el Cerro de la Chimorra (959 m.), máxima altura del norte de la provincia y el puerto del Calatraveño (750 m.), entrada natural a la comarca.

Son dignas de visitar las minas abandonadas que existen diseminadas en todo el término municipal: «El Rosalejo» (plomo y blenda), «Cantos Blancos» (cobre y oro) y «Guillermín» (barita).
El Cerro del Santo a 300 metros del nucleo urbano, divisoria entre las aguas del Guadiana y del Guadalquivir, es hoy mirador natural de la comarca. Bellos parajes son la Cuerda de Martinaza y Minas de los Almadenes.